IDILICA MAGAZINE

Oaxaca es un IDILIO, una tierra bella, compleja y diversa.

Promoción Lectora: Retos y nuevas formas de adaptarnos.

Texto: Fondo Ventura
Fotografía: Redes sociales de Editorial Almadía,
Fondo Ventura y la FILO

Facebook:/ FondoVentura

En gran medida, la gestión cultural fundamenta su actividad en la difusión de la creación y en el servicio de atención de públicos o espectadores de las diversas manifestaciones artísticas. Esto lo hace mediante diferentes estrategias que, en general, incluyen el contacto directo con las personas.

Digamos que el momento cumbre del consumo de artes como son el cine, el teatro, la danza, y las artes visuales, se da a través de las funciones o exhibiciones ante una audiencia. Pero, para otras manifestaciones como son la literatura o la plástica, el encuentro entre creador y receptor, en donde se les da a conocer de viva voz el producto cultural, resulta altamente significante e incluso determinante en los hábitos de consumo cultural subsecuentes.

En este panorama, la actividad impulsada por la gestión cultural no sólo acerca el arte al público, sino conllevan un acercamiento entre las personas, el cual deriva en una comunidad con intereses en común donde también se incluyen artistas, gestoras y gestores. El encuentro propicia, además, el ingreso de apoyo económico para quienes trabajan en la industria cultural que, como ya deberíamos saber, no viven sólo del aplauso.

Una crisis como la pandemia COVID-19 acontecida en 2020, exige como medida para aminorar la propagación del virus, el aislamiento social, el confinamiento en cuarentena de la mayor cantidad de habitantes, la reducción de movilidad y, lógicamente, la cancelación de actividades que concentren grandes cantidades de personas. Pareciera algo simple, no obstante, la necesidad de cumplir con estas medidas por el bien comunitario ha puesto en evidencia el duro golpe que representa el no vernos, no acercarnos, no reunirnos.

Específicamente para la gestión cultural, esta situación supone importantes retos relacionados primero con la continuidad del trabajo sin la presencia física ni la concentración de personas, y segundo, con la obtención de los recursos financieros necesarios para desarrollar sus proyectos. No debe olvidarse que, antes de la pandemia, este rubro ya contaba con numerosas dificultades derivadas de la poca importancia que se da al arte, en un contexto como el de México, reflejada en las políticas públicas implementandas, en donde los recursos monetarios, físicos y sociales son destinados a otras prioridades.

Pero esta realidad no solo acontece en México. Recientemente en España, 100 premios nacionales redactaron una carta en la que se solicita al Gobierno Español atención para la industria cultural de su país**, que muere lentamente desde la recesión de la década pasada. En el contexto de la pandemia de COVID-19, los representantes del Gobierno Mexicano pusieron a las librerías, el punto neurálgico para la comercialización de la industria editorial, como empresas no prioritarias para ser reabiertas en la nueva normalidad, colocándolas en la misma categoría de negocios como son sex shops, casinos, spas y negocios de alquiler de trajes.

En este mismo escenario y específicamente en la actividad que nos ocupa, la planeación, gestión, organización y ejecución de actividades de fomento a la lectura, habitualmente se desarrollaba de manera presencial charlas, presentaciones de libros, talleres de escritura, círculos de lectura, funciones de cuentacuentos, recitales de poesía, lecturas en voz alta, ferias del libro, festivales de literatura.

Con todo, el acceso al libro como objeto ha sido impactado de manera contundente y probablemente irreversible.

Hasta este momento, la comercialización y descarga de libros electrónicos ha aumentado considerablemente, según la empresa de soluciones antifraude en eCommerce Clearsale quién, mediante un estudio realizado del 15 de marzo al 1 de abril*, encontró que una de las tres categorías con más crecimiento en ventas es el libro en un 110%;

por lo tanto, si esta información obtenida ha evidenciado el cambio ocurrido en los hábitos de consumo de los lectores, la organización de las actividades en torno al libro y el fomento lector, asi como la manera de comunicarlas, también presentará transformaciones.

Basta ver la cantidad de cursos, talleres, seminarios, charlas, pláticas y discusiones que se dan en este momento en las redes sociales. Por ejemplo, el pasado 23 de abril, Dia Mundial del Libro, la FIL Guadalajara celebró virtualmente con un maratón de lectura en línea de Crónicas marcianas*** con un aforo virtual de 239 mil interactuantes, cuando en años pasados este mismo festejo había podido llegar a máximo cinco mil personas. La edición 2020 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, se realizó durante 15 días de manera exclusivamente virtual, conjuntando a un importante número de organizaciones aliadas y llegando a más de dos millones de personas ubicadas en Colombia y en el mundo.


Mientras escribimos estas líneas, para llegar digitalmente a ti, lectora, lector, miles de actividades se están realizando virtualmente, muchas de ellas teniendo un alcance global.

Guillermo Arriaga presenta Salvar el fuego, novela ganadora del Premio Alfaguara 2020. Twitter @G_Arriaga 19 de Marzo 2020

Pero llegará el momento de salir del confinamiento, una nueva normalidad se acerca y con esta, la posibilidad de volvernos a acompañar físicamente en actividades en el espacio público, ya sea recreativas, culturales, artísticas, y/o literarias. Eventualmente, volveremos a las librerías y a la lectura en papel, sin embargo, observamos que la lectura digital llegó para quedarse, vislumbramos una complementariedad de lectura en libros de papel con libros digitales, asimismo las actividades a realizarse, para llegar a esos públicos digitales deben ser complementarias, para el disfrute en persona y a distancia.


Nos enfrentamos a nuevas formas de gestionar actividades de fomento lector y nuevas formas de comunicarlas a públicos que han cambiado a partir del confinamiento, públicos que acceden a múltiples y variadas ofertas en línea y seguramente presenciales, cuando volvamos al espacio público, sabemos que por un largo rato la complementariedad de lo físico y lo digital tendrá que convivir, estamos preparándonos para responder a estas nuevas formas de convivencia.

www.fondoventura.org

*Elma Ocampo, directora de Desarrollo de Negocios de Clearsale para México y Latinoamérica. El economista, 04 de mayo 2020. https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Venta-de-libros-en-linea-crece-110-durante-la-cuarentena-por-Covid-19-en-Mexico-20200508-0060.html
 
**https://es.calameo.com/read/0062147667d53fffe0743 Carta de Premios Nacionales a la autoridades españolas.
 
***Desde 2002 la FIL Guadalajara festeja, cada año, el Día Mundial del Libro con lecturas públicas de autores y autoras elegidas en diferentes sedes en la ciudad.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

© 2020 IDILICA MAGAZINE

Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: