Una ballena es un pais / Isabel Zapata

LA OBRA
Una ballena es un país reformula con frescura y una mirada contemporánea la tradición del bestiario, con el fin explícito de, a través de la descripción y relación de animales que lo conforman, detonar una reflexión sobre nuestra propia humanidad.

La nómina de creaturas que aborda el libro no es predecible: habla de animales comunes en la cotidianidad, como el perro; seres salvajes majestuosos, como la ballena, o mínimos, como el dinoflagelado; animales extintos, como el tigre de Tasmania, y de especímenes propios de la criptozoología, como el lebrílope.

La introducción del rinoceronte en Europa, que no solamente se trató de que la corte conociera al animal, sino de la penetración que éste tuvo en el imaginario colectivo a partir de los dibujos de Durero; la forma de tornillo de los huevos de los tiburones y sus costumbres al desovar cerca de las playas; la naturaleza de la red neuronal y de la biología sorprendente de los pulpos; la longevidad de las tortugas galápagos, cuyos especímenes más viejos, como el Solitario George, o Harry, alcanzaron casi los 200 años de edad.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Esto te puede interesar:
DEMIÁN FLORES plasma en América la realidad del país